Eventos

Feature

Con mucho gusto

Tres exparticipantes del programa televisivo Master Chef elaboraron una cazuela a beneficio del programa Florida de Aldeas. 

Es domingo. El sol primaveral acompaña la cocinada al aire libre entre mates, risas y fotos. Bajo la sombra de un árbol, en una mesada improvisada, varias manos preparan los ingredientes. Alrededor, decenas de ojos curiosos van y vienen. Son las 10 de la mañana y al mediodía hay que tener todo pronto para servir a los comensales.

Para los cocineros, el trabajo a contrarreloj no resulta ajeno. Pero esta vez no habrá jurados, ni evaluaciones, ni competición, ni la tensión televisiva de la que formaron parte hace unos pocos meses atrás. Esta vez el objetivo es otro. La propuesta consiste en cocinar una cazuela de matambre en el predio de la Aldea, y que los vecinos puedan comprar una porción y conocer a los cocineros. El dinero recaudado se destinará al programa Florida.

“A raíz de la exposición y el suceso que fue el programa Master Chef, antes de la final estuve en contacto con personal de Aldeas y me convocaron para hacer una actividad. La idea era hacerla en invierno, pero con todo el tema de los compromisos del programa se fue dilatando. Queríamos hacer algo que fuera integrador y que la gente se acercara a Aldeas para que vea el trabajo que implica”, cuenta Nilson Viazzo, ganador del reality show Master Chef.

Nilson invitó a Lourdes, finalista del programa, y ella a Amparo. “Hacemos muchas cosas juntas, tenemos varios proyectos en común. En cada lugar en que podemos ir a colaborar, ahí estamos. Me pareció una idea muy linda, para una buena causa. Los niños están muy contentos, porque vernos por la tele y después vernos acá es como ¡guau!”, dice Amparo.

“Nilsoooon, Nilsooon”, corean divertidos. Observan atentos, le preguntan a Lourdes por sus tatuajes, se sacan fotos con los tres.

“Cuando llegamos, estaban durmiendo —agrega Lourdes—. Y cuando nos vieron quedaron sorprendidos, porque sus caritas son muy expresivas. La idea también es mostrarles a ellos que fue una competencia y un juego, y que seguimos siendo amigos”.

Para los más grandes, también es todo un acontecimiento. Las preguntas sobre el programa no faltan, y tampoco las selfies. Los protagonistas responden animados. “A mí me llena de mucha alegría, y simplemente puedo decir gracias, porque todo lo que ellos nos dan nosotros se lo demostramos con venir y estar.  Pero no es nada en comparación con lo que ellos demuestran con un abrazo, con una sonrisa”, afirma Amparo.

Nilson, por su parte, es oriundo de Florida. Su victoria en el programa de TV fue muy celebrada por la comunidad floridense, y para él este es el momento de devolver todo el cariño que la gente le hizo llegar mientras participaba de la competencia: “Para mí es lindo poder sentirme útil y poder colaborar. Estoy tratando de hacer cosas que me gusten y que me llenen, devolver un poco lo que he recibido. Acá en Florida se festejó mucho cuando gané. En el momento capaz no tomé dimensión de lo que había pasado, pero después empecé  a ver todo lo que se generó, que la gente me saluda, me felicita, y me agradece porque me siente como un representante de Florida. Y eso es una oportunidad para aprovechar  y hacer algo por los demás”.